36 viviendas en Málaga

Concurso Jóvenes Arquitectos J5 | Accésit

Málaga | 2004

Junta de Andalucía

Una casa, un palacio. La célebre frase de Le Corbusier sirve como punto de partida para plantear un proyecto que enriquezca la vivienda económica con privilegios no fundados en la ostentación material, sino en el orden conceptual arquitectónico. Partiendo de la reflexión sobre el tipo para recuperar lo esencial de las casas tradicionales mediterráneas, se plantea un todo doméstico alrededor de un centro o fragmento de naturaleza personalizada. Esta postura transforma las treinta y seis viviendas en otros tantos pequeños palacios con patio.

La casa-patio se basa en la combinación de varios módulos cuadrados de cinco metros de lado. Cada módulo tipo es capaz de contener dos dormitorios con sus respectivos aseos, una unidad estar-comedor-cocina, un pequeño jardín o un aparcamiento. Sobre esta base funcional y volumétrica los módulos componen diferentes tipos residenciales a modo de piezas de un puzzle o tangram.

Como en la casa tradicional mediterránea, la relación entre lo exterior y lo interior se hace posible no a través de huecos o ventanas, sino mediante un patio. Un lugar de la casa que condensa sus circulaciones, ya que sus diferentes habitaciones, divididas en dormitorios privados y zonas comunes, se comunican entre sí directamente a través de este espacio. De este modo, los patios separan física pero no virtualmente interior y exterior así como las diferentes partes de la casa. Gracias a este patio, además, cada hogar se convierte en un hortus conclusus donde el habitante puede realizar numerosas actividades.

En la escala de conjunto se forma una retícula tridimensional extensible a la totalidad de la parcela y de comportamiento independiente al contorno irregular. Y como si de un tablero se tratara, se acaba construyendo un cuerpo denso y compacto, un complejo barrio de casas que reproduce los mágicos espacios interiores de los pueblos mediterráneos más evocadores.

0102030405